domingo, 19 de mayo de 2013

Ay! El aprendizaje!!


“Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo.”- (Benjamin Franklin(1706-1790) Estadista y científico estadounidense.).


Todos nacemos únicos, en un momento concreto y en algún lugar y traemos un propósito genético, que mentalmente desconocemos. La vida es ese proceso, que transcurre desde que naces hasta que mueres, si conservas la salud y no alteras su proceso. Es ese viaje que emprendes desde tu punto de partida hasta tu punto de destino. Durante el viaje hay veces que sientes que estás perdido y otras que estás en la dirección correcta, a veces que avanzas y otras que estás atascado.

Vemos, durante todo el viaje, señales a las que hacemos caso o no. Cuando sientes que estás en la dirección correcta percibes tu vida llena de propósito y de fuerza: “la realidad” tiene sentido. Cuando te atascas todo son resistencias, la vida no parece llevarte a ninguna parte y nada tiene sentido; y no es fácil llegar a un destino si no sientes a donde “tienes” que ir.

 

 Sin embargo, si cada vez que nos hemos equivocado, caído o errado, hemos tomado buena nota y de todo ello, hemos aprendido algo, co cabe la menor duda que muchas cosas cambian.

La vida en sí, con sus tropezones, nos enseña muchas cosas y que deben servir para vivir el presente y el futuro. Si es así, nos sirvió de aprendizaje.

Es entonces cuando podemos decir que hemos aprendido. Al cabo de unas décadas, es posible que haya aprendido a través de las experiencias vividas…

¿Y qué he aprendido yo?


 

He aprendido... que no puedes hacer que alguien te ame. Todo lo que puedes hacer es ser alguien amoroso. El resto depende de los demás.

He aprendido...que no importa cuanto me preocupe o interese por la gente, algunas personas simplemente no actúan recíprocamente.

He aprendido...que cuesta años construir una confianza, y solo segundos para destruirla.

He aprendido... que lo que cuenta no es lo que tengo en la vida, sino a quien tengo en mi vida.

He aprendido...que no debo compararme a mi mismo con lo mejor que los otros pueden hacer.

He aprendido... que en un instante puedes hacer algo que te hará doler el corazón el resto de tu vida.

He aprendido...que me esta tomando mucho tiempo llegar a ser la persona que quiero ser.

 



He aprendido...que siempre debes despedirte de los seres queridos con palabras amorosas, porque puede ser la última vez que los veas.

He aprendido...que siempre puedo seguir adelante después de que pensaba que ya no podía.

He aprendido...que somos responsables por lo que hacemos, no importa como nos sintamos.

He aprendido...que, o controlas tu actitud, o esta te controla a ti.

He aprendido... que no importa que calurosa e intensa sea una relación al principio, la pasión disminuye y es mejor que haya algo que tome su lugar.

He aprendido...que los héroes son personas que hacen lo que se debe hacer cuando es necesario hacerlo independientemente de las consecuencias.

He aprendido...que mi mejor amigo y yo podemos estar haciendo algo o haciendo nada, y sin embargo lo pasamos muy bien.

He aprendido... que a veces aquellos que esperas que te den la patada cuando estas pasando una mala racha, son los que te ayudan a recuperarte.


 

He aprendido... que a veces cuando estoy enojado tengo el derecho de estar enojado, pero no el derecho de ser cruel.

He aprendido... que la verdadera amistad continúa creciendo, incluso a pesar de las distancias más grandes. Lo mismo se aplica al amor verdadero.

He aprendido...que solo porque alguien no te quiera de la forma que deseas, eso no significa que esa persona no te quiera de la mejor forma de que es capaz de quererte.

He aprendido...que la madurez tiene mucho que ver con las clases de experiencias que has tenido y con lo que has aprendido de ellas, y poco con la cantidad de cumpleaños que has celebrado.

He aprendido... que nunca debes decirle a un niño que sus sueños son irrealizables o desproporcionados. Pocas cosas son tan humillantes como esa, y que tragedia seria si llegaran a creerlo.

He aprendido...que mi familia no estará siempre disponible para mí. Puede parecer extraño o divertido, pero personas no emparentadas conmigo pueden preocuparse por mí, amarme y enseñarme a confiar en la gente de nuevo. Las familias no son biológicas.

He aprendido... que independientemente de lo bueno que sea un amigo, habrá momentos en que me hiera y deberé perdonarlo.

 


He aprendido...que no siempre bastara con ser perdonado por los demás. A veces será necesario aprender a perdonarme a mi mismo.

He aprendido...que no importa cuan roto este mi corazón, el mundo no se detendrá para consolarme.

He aprendido...que nuestros antecedentes y circunstancias pueden haber influenciado lo que somos, pero somos responsables por lo que lleguemos a ser.

He aprendido... que el hecho de que dos personas discutan no significa que no se amen. Pero el que no discutan tampoco significa que si se amen.

 


He aprendido...que no tenemos que cambiar de amigos si llegamos a entender que los amigos cambian.

He aprendido...que no deberías esforzarte tanto para descubrir un secreto. Podría cambiar tu vida para siempre.

He aprendido... que dos personas pueden estar viendo la misma cosa y ver algo totalmente diferente.

He aprendido...que no importa cuanto trate de proteger a mis hijos, ellos eventualmente se lastimaran y te veras lastimado en el proceso.

He aprendido...que mi vida puede ser cambiada en cosa de horas por personas que ni siquiera me conocen.

He aprendido...que aun cuando piense que ya no tengo nada más que dar, si un amigo me pide ayuda, encontraré la fuerza para hacerlo.

He aprendido... que los títulos en una pared no me hacen un ser humano decente.

He aprendido... que las personas que más me importan en la vida, son alejadas de mi demasiado pronto.

He aprendido... que es difícil marcar el limite entre ser amable para no herir los sentimientos de la gente, y defender aquello en lo que creo.

 

 Y sobre todo, he aprendido que... la vida es un aprendizaje constante.

viernes, 10 de mayo de 2013

¿Orgullo?... Abre la mano!!



Esta tarde, hemos acudido a una cita con un grupo de personas mayores, muy humildes y mejores gentes, con la intención de poder auxiliarles en algunas dificultades que están atravesando. Se trata de ayudarles desde el voluntariado y cubrir ciertas necesidades que al día de hoy, les son de gran importancia y que ninguna institución local o comarcal les ha podido cubrir.

Precisamente, nos llamó la atención que otras personas también citadas a esa reunión, no solo no comparecieran sino que alguien allí presente, comentó que los ausentes, lo hacían por orgullo.

Orgullo?  Esta palabra me ha hecho pensar. Por supuesto, tras llegar a unos acuerdos con las personas que nos pedían ayuda y que probablemente, se les cubra las necesidades que han planteado en una semana.

Pero, orgullo, que querría decir aquella persona al pronunciar dicha palabra?

Busco significados y  me encuentro que, entre otras cosas, puede ser… arrogancia, vanidad, soberbia, que a veces es disimulable por nacer de causas nobles y virtuosas.
Pero también, el orgullo consiste en una estima exagerada de sí mismo, o amor propio indebido, que busca la atención y renombre.

 

No olvidemos que la soberbia, el orgullo y el amor propio se encuentran estrechamente ligados. Relacionados con el orgullo están la vanidad, soledad, locura y la dignidad.

Cuanto más profundizo en los diferentes significaos o ramas de dicho árbol, mira por donde, menos signos nobles y más gesto de falso, encuentro en ello.

Podemos estar orgullosos de lo que hemos hecho, si de verdad ha valido la pena. En este caso, no es motivo de orgullo desatender o no ofrecer la mano a quien te pide ayuda.

Ojala desde la reflexión, se revierta ese raro orgullo en generosidad.

“El orgullo lleva consigo un castigo, la necedad.”.  (Sófocles)

Confío que esta reflexión, no nazca desde mi soberbia.


jueves, 9 de mayo de 2013

De "manguis" europeos , "pajarracos" y Aves". !!





 Buenos dias...


No sé si felicitaros , me da un poquito de corte, pero, hoy 9 de Mayo, se celebra el Día de Europa, en la Unión Europea, en recuerdo de la denominada Declaración Schuman, en la que el ministro francés de exteriores, Robert Schuman, dio el primer paso para la integración de los estados europeos al proponer que el carbón y el acero de Alemania (entonces República Federal Alemana) y Francia (y los demás países que se adhirieran) se sometieran a una administración conjunta, impulsando la creación de la primera Comunidad Europea: la del Carbón y Acero, siendo por tanto el origen de la actual Unión Europea.

 

Para celebrar el Día de Europa, a primeros de mayo las instituciones de la UE abren sus puertas a los ciudadanos en Bruselas y Estrasburgo. Las oficinas de la UE en Europa y el resto del mundo organizan una variedad de actividades y eventos para todas las edades.

Cada año son miles los asistentes a las visitas, debates, conciertos y otros actos que celebran el Día y dan a conocer la UE.

Pero, al día de hoy, con esto de la economía y el euro, este tema está que mejor ni tocarlo.


También, tenemos otra opción, celebrar el Día Internacional de las Aves.


   
El día Internacional de las Aves se celebra por iniciativa de BirdLife International, quien exhorta a que esta celebración se lleve a través de festivales, eventos, exposiciones, conferencias y presentaciones alusivos a este Día. El objetivo primordial es no dejar pasar un momento en el año sin enaltecer y reconocer la grandeza de estos singulares seres vivos.


En estos tiempo, además de estas dos fechas festivas y de profundas convecciones positivas, no debemos olvidar las relacionadas con ambos eventos, Celebremos el Día de Europa y el de Lad Aves, y no de los “pajarracos” que también algunos celebran en estas fechas.

Tanto para los “manguis” de la vieja Europa como para los “pajarracos”, esta frase de San Agustín, les viene que ni anillo al dedo; “Cuando se poseen cosas que sobran, se poseen bienes ajenos”.

domingo, 5 de mayo de 2013

"Mamá, solo quería abrazarte"



Como no podía ser de otra manera, en el mes de la mujer, y más en concreto, en el “Día de la Madre”, cinco décadas después, tengo para la mujer más importante en mi vida estos recuerdos:




"Solo quería abrazarte"

 

Eran ya las 10 de la noche y había sonado el timbre que como todas las noches y a la misma hora, hacía sonar el Bedel, lo que indicaba que todos los chicos (seminaristas) debían estar acostados en sus respectivas camas y en silencio en los dormitorios.

Aunque ya llevaba más de dos meses interno en aquel Seminario, Angelito, no se había adaptado ni a las clases ni a los días de visita. Éstas, eran cortas los domingos y muy tristes cuando se marchaba su madre y él se quedaba meditando e intentando alargar los recuerdos de aquella hora de domingo.

 


Si todas las noches, se acostaba para dormir después de sus oraciones, esa noche, le resultaba difícil. No era una noche cualquiera, era La Noche.

Era Noviembre y hasta Enero no cumplía los 10 años, era un niño todavía, muy retraído y como dirían hoy, “con mucha vida interior.”

Esa noche, la había preparado mentalmente, había tomado una gran decisión, iba a escapar del seminario mientras los demás dormían e iría a casa de sus padres que se encontraban en la misma ciudad y a unos 5 kilómetros del Colegio Seminario, donde se encontraba en régimen de interno.

 


Aunque la decisión la había tomado esa misma tarde, durante el rezo del rosario, que entonces, se hacía paseando por el campo de deportes, ya eran varias semanas que por distintas razones no había podido ver a su madre…

Entre oración y oración, paseaba por el campo de deportes, con los brazos recogidos y las palmas de las manos juntas en señal de oración. Angelito, repasaba cada uno de los momentos que deberá vivir, una vez tomada la decisión de salir por la noche, saltar el muro y seguir a la carrera hasta llegar a casa de sus padres.

Angelito, tenía amigos, como José Manuel, pero era una decisión personal la que había tomado y no quería perjudicar a sus amigos y menos, que éstos le quitaran la idea de la cabeza.

 


 Tanto la merienda, como la cena no fue de su agrado, se encontraba muy nervioso y esto le restó el apetito.

Conforme llegaba la hora del “silencio”, las 10 de la noche, Angelito sentía como le latía el corazón con un ritmo diferente, hasta parecía que le retumbaba el sonido en los oídos, como unos golpes de martillos contra un yunque. De no ser tan retraído, alguien lo habría notado y quizá el plan no lo habría llevado a cabo.

Habrían pasado unos 40 minutos desde el timbrazo (silencio) u orden de acostarse, e incluso, habían pasado tanto el Bedel como los sacerdotes encargados de cada curso escolar, que comprobaban que los alumnos estaban dormidos y a modo de recuento, estaban todos.

Una hora después, todo estaba a oscuras y además en silencio. Claro, si no tenemos en cuenta los ronquidos de Ginesín, un chico muy majo de Cartagena y que dormía en la cama de al lado.

Aún pasaron aproximadamente 30 minutos más y Angelito, muy nervioso, daba vueltas y vueltas a lo que pretendía hacer, e incluso tuvo dudas…y hasta pensó dejarlo para otro día.

Era entonces, en esos momentos de debilidad cuando, una fuerza muy grande que le salía desde dentro, desde el corazón, le daba fuerzas para llevar a cabo esas decisiones que de antemano había tomado.

LA HUIDA

 


Lo había visto una y otra vez, casi treinta veces, en la película de François Truffaut , “Los 400 golpes”, ya que se había proyectado en el Seminario en tantas otras ocasiones. En ella, el protagonista de la película francesa, de aproximadamente la edad de Angelito, cogía la almohada y la tapaba con la manta y la colcha y así simulaba el cuerpo de un niño acostado y tapado. Y así lo hizo, pensó que nadie le echaría en falta, sólo faltaba cruzar cerca de la portería donde se encontraría el Bedel.

Mientras en la película, el protagonista huía de aquel internado (reformatorio), no un Seminario, y su meta era llegar hasta ver el mar…para Angelito, su meta era llegar a casa y ver a su madre.

Antes, cruzó despacio el dormitorio, como se había acostado con la ropa de la calle puesta, no tendría que hacer ruido de taquillas.

De repente, se paró cerca de la portería, había una luz tenue, la que le servía al Bedel para leer y a la vez no le molestaba si se daba alguna cabezada “reparadora”. Angelito, no apreciaba ningún movimiento, sólo escuchaba de fondo la radio encendida de la portería. Aguardó unos minutos que se les hicieron muy largos y demasiados calurosos, ya que de los nervios no paraba de sudar.

Mientras esperaba, tuvo otro momento de debilidad, pensó “si me pillan me echan del Seminario y en casa me castigarán y mis padres nunca me lo perdonaran”…

Pero siempre, salía esa fuerza interior que le apoyaba y empujaba a seguir. En eso, que observó como el Bedel salía de la portería y se dirigía hacia las escaleras que le llevaban a la primera planta.

Gracias a Dios!, murmuró Angelito y hasta se santiguó, ese era el gran momento. Por lo tanto, corrió de puntillas para no hacer ruido y cruzó el hall y la portería y salió del edificio. Sin dejar de correr saltó para encaramarse al muro y de primeras resbaló y cayó al suelo, sólo eran unos rasguños de nada.

Se volvió a levantar y esta vez con más carrera y decisión, consiguió con su salto encaramarse al muro que bordeaba el recinto y una vez arriba, se descolgó por el otro lado que daba a la calle.

CAMINO DE CASA

 


 La ciudad estaba tranquila, hacía una noche fría propia del otoño del interior levantino y había poca gente por las calles, eran más de las 11 de la noche y eran los años 60. Tampoco era una hora punta, aunque para Angelito, que sólo miraba hacia el frente y con paso ligero, la gente o el tráfico, parecía que no les importara o no iban con él.

En su marcha, sólo veía pasar por sus costados, escaparates, coches, árboles del paseo, algún motociclista, peatones… como cuando miraba a través de las ventanillas de un coche y veía pasar todo ello por un lado u otro, eso pensaba el.

Al fondo se vislumbraba el Parque Jardín del barrio donde vivían los padres, con los árboles muy altos y, frondosos y a la vez muy oscuros. Había pocas luces y éstas eran de poca potencia. En otras ocasiones, habría pasado un poco de miedo. Aún así, cruzó el parque en menos de cinco minutos y al salir vio al frente la farola de luz amarilla, que tan bien conocía, que indicaba donde estaba la calle donde se encontraba su casa con sus padres … su madre.


EN CASA

Angelito había entrado en la calle donde se encontraba su casa e iba caminando y aminorando la marcha, conforme se acercaba a casa, las piernas le temblaban, le entraban dudas, se le secaba la boca y hasta empezaba a tener miedo.

 


Era la hora de la verdad, estaba frente a casa y pensó que se le caía todo encima. Su padre, Don Justo, le echaría la gran bronca y probablemente le “calentarían” el culo con algunos azotes…

Fueron tres minutos muy largos frente a la puerta de casa y por fin, decidió aporrear la puerta con los nudillos de la mano derecha, porque el timbre no funcionaba.

“Quien es?”, se oyó una voz grave desde dentro de la casa, era la voz de su padre, era pasada la media noche y estarían acostados, pensó Angelito.

Se volvió a escuchar y esta vez más fuerte y cercana a la puerta “Quién es?”

Apenas le salía la voz y entre cortado, Angelito, dijo varias veces,” soy yo, Angelito, Papá, soy yo Angelito”.

Se abrió la puerta y ahí estaban sus padres. Don Justo con el gesto fruncido, preguntó, “ Qué ha pasado? ¿Qué haces aquí?

Entonces, Angelito se lanzó a los brazos de su madre y se puso a llorar. El padre, lo separó y lo llevó a un dormitorio y le volvió a preguntar, ¿Por qué estás aquí? ¿Qué te ha pasado?

Angelito, entre lloros iba explicándose con la dificultad propia de la emoción y con ese nudo que tenía en la garganta que apenas le permitía hablar..

“Papá, hoy he saltado la tapia del Seminario porque quería venir a casa”, pudo decir Angelito.

“Tú estás loco?”, decía con gran enfado el padre, y lo zarandeó a la vez que le decía “¿No te das cuenta que tendrás una falta y puedes suspender y perder la beca?”. El padre, Don Justo, estaba indignado y profería palabras ininteligibles y en voz alta, mientras iba de un lado para otro. De verdad estaba indignado con la actitud de su hijo menor.

Mientras, la madre, mirando a su hijo con una mirada más tranquila y con voz pausada, le preguntó… “Angelito, ¿Por qué has hecho esto?”.



 



El niño, la miró, rompió a llorar y lanzándose al cuello de su madre y mientras la besaba en las mejillas humedecidas por sus propias lágrimas, le decía…

“Por esto, mamá, por esto, sólo quería abrazarte mamá, lo demás no me importa”.



A mi madre, que está en el cielo.

Ángel Corbalán

miércoles, 1 de mayo de 2013

Es uno de Mayo, ¿que celebramos?



“Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo.”. (Título 1 del artículo 35 de La Constitución Española.1978)



 

 La Iglesia Católica, celebra hoy, dentro de su santoral diario, la festividad de San José Obrero, esposo de la Virgen María y que allá donde estuvo y en ocasiones emigrando y huyendo de su región natal, para proteger a lo que más tarde de le denominó “La Sagrada Familia”, ejerció la labor que había aprendido desde niño, el de carpintero. Labor esta que le permitió subsistir dignamente en aquel país y momentos tan convulsos-

 

Y así es, El día 1 de Mayo del año 1955, el Papa Pío XII, instituyó la fiesta de San José Obrero. Una fiesta bien distinta que ha de celebrarse desde el punto de partida del amor a Dios y de ahí pasar a la vigilancia por la responsabilidad de todos y de cada uno al amplísimo y complejo mundo de la relación con el prójimo basada en el amor: desde el trabajador al empresario y del trabajo al capital, pasando por poner de relieve y bien manifiesta la dignidad del trabajo -don de Dios- y del trabajador -imagen de Dios-, los derechos a una vivienda digna, a formar familia, al salario justo para alimentarla y a la asistencia social para atenderla, al ocio y a practicar la religión que su conciencia le dicte. 

Además, se recuerda la responsabilidad de los sindicatos para logro de mejoras sociales de los distintos grupos, habida cuenta de las exigencias del bien de toda la colectividad y se aviva también la responsabilidad política del gobernante.

Pues bien, si nos tenemos a la historia, ese año de 1955, quizá esa idea no fue lo más relevante y principal en aquel año, ya que se dieron muchas circunstancias ,tan importante, tanto por los decesos de gentes importantes, las creaciones o puestas en marcha de instituciones o como no, el nacimiento de algunas personas que de una manera, algunas más que otras, aportan con su labor, trabajo, nunca mejora dicho y actividades para que las personas que vivimos en este mundo estemos algo más felices o al menos , seamos menos indiferentes a lo que ocurre alrededor..

Me refería a;



 


.El Ingreso de España en la ONU. Lo que de alguna manera representa el reconocimiento internacional del régimen franquista.

. Se creó el Pacto de Varsovia.

. Dimitió el primer ministro británico, sir Winston Churchill, por problemas de salud.

. En EE.UU. Se televisó a toda la nación por primera vez, una conferencia de prensa del presidente Dwight D. Eisenhower.

 


. En Montgomery (Alabama, EE.UU.), violando las leyes de segregación vigentes, Rosa Parks, ciudadana negra, se niega a ceder su asiento de autobús a un pasajero blanco y es detenida, dando lugar a un boicot a los servicios de autobús liderado por Martin Luther King. A raíz de ello, fue la última persona afroamericana, eso creemos, en sufrir ello, en un autobús público en USA.


También hubo nacimientos y obituarios…

Entre los  nacimientos, además, del que les escribe y suyo servidor, también nacieron;


  
 (Bill Gates)

En Jonesboro, EE.UU., nace John Grisham escritor estadounidense de gran éxito conocido por sus thrillers judiciales.

. Nace en Seattle (Washington, Estados Unidos), Bill Gates, presidente de Microsoft, cuyo sistema operativo para ordenadores personales será el más utilizado del mundo, convirtiéndole a él, durante muchos lustros, en el hombre más rico del planeta.

. Kevin Costner, actor estadounidense.

. Nicolás Sarkozy, político francés.

. Steve Jobs, empresario e informático estadounidense.

. Bruce Willis, actor estadounidense.

Y entre obituarios, destacamos los siguientes…



  
(Albert Einstein)

.Falleció en Londres (Reino Unido) Alexander Fleming, descubridor de la proteína antimicrobiana llamada lisozima y del antibiótico penicilina, obtenido a partir del hongo "Penicillium notatum". Por sus descubrimientos, Fleming fue galardonado con el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1945.

. Fallece en Princeton (EE.UU.) Albert Einstein, uno de los intelectuales más creativos en la historia de la humanidad, cuyas avanzadas teorías de la relatividad y la gravitación revolucionaron la ciencia y la filosofía.

. Fallece en Zurich (Suiza), el novelista y crítico alemán Thomas Mann, una de las figuras más importantes de la literatura de la primera mitad del siglo XX cuyas novelas exploran la relación entre el artista y el burgués o entre una vida de contemplación y otra de acción. Obras como "La montaña mágica" o "Muerte en Venecia" han salido de su prodigiosa pluma.

. James Dean, joven actor estadounidense, se estrella con su recién estrenado Porshe en un cruce de carreteras de California. Muere un hombre y nace una leyenda..

Datos estos que reflejan, en unos casos los resultados de una labor de estado, de grupo o equipo y también de personas que con más o menos éxito, si trabajaron para reconocimiento del público e instituciones del fruto de sus labores.


Y hoy, uno de Mayo, que celebramos hoy en España?


 

La fiesta del Primero de Mayo ya se celebraba en España en el siglo XIX, dándose la dicotomía festividad-día de luto y lucha entre socialistas-anarquistas. Después del paréntesis de Primo de Rivera (1923-1931), donde las manifestaciones públicas estuvieron prohibidas, en 1931 la República declaró festivo el Primero de Mayo. Pero en 1937 se prohibía la fiesta en la España Nacional, calificándola de subversiva.
El Régimen instauró el 18 de Julio como “Fiesta de Exaltación del trabajo nacional”, para conmemorar la reconstrucción de la patria, como fiesta interclasista de hermandad entre empresarios y obreros.

En 1955 Pío XII , comentábamos al principio, introduce en el calendario religioso San José Obrero o Artesano el 1 de mayo, que en contraposición al Primero de Mayo obrero de lucha de clases, es una jornada evangélica. En los actos oficiales se encarnaba a un San José Artesano como trabajador humilde (sumiso) y padre de familia ejemplar.

Había “demostraciones sindicales” de agradecimiento al caudillo Franco, que hacía viajes por España inaugurando unos cuantos economatos, entregaba las medallas al mérito del trabajo y se hacían representaciones folclóricas y deportivas en el Bernabeu, buscando mostrar al exterior una imagen de adhesión popular.
Sin embargo la conflictividad social y de oposición al régimen fue en aumento y tras el 1 de Mayo de 1962 se declara el estado de excepción en Asturias, Vizcaya y Guipúzcoa, y siguen unos años de conflictivos Primeros de Mayo que llevan incluso a la ilegalización de CCOO en 1967 y declaración de estado de excepción en 1969.

 

Nuestra mitificada “transición” fue un momento álgido de reivindicaciones políticas y sindicales, con un protagonismo de las masas obreras que se frenó cuando el PSOE puso en marcha la reconversión industrial. En los primeros noventa, con la interesada desideologización y a ese perverso debate sobre el fin de las ideologías, la lucha de clases en el escenario del Primero de mayo parece muerta (o por lo menos aletargada).


La fecha es un hito en la creación de identidad obrera y debiera poder ayudar a la toma de conciencia de una clase trabajadora representada hoy por la teleoperadora o el cajero del Burger King tanto como por el minero o el reponedor del Mercadona.

En cualquier caso, celebración para unos, combate para otros, el único día de fiesta que no ha impuesto un gobierno, sino la gente (de una manera u otra), merece que conozcamos su historia y lo celebremos en las calles.

Y los sindicatos, en el uno de Mayo?



Es una de las preguntas más escuchadas en la calle. ¿Cómo con más de seis millones de parados no hay un estallido social? Y en una jornada como la de hoy en la que se celebra el Día Internacional del Trabajo, esta incógnita se concreta en otra interrogación. ¿Por qué con una tasa de paro del 27,1% y un año de fuertes recortes presupuestarios y salariales en España las manifestaciones del Primero de Mayo no reúnen a millones de personas protestando en las calles?

Desde hace años, los responsables de CC OO y UGT que organizan la manifestación de Madrid miran al cielo esperando que en la jornada de hoy no llueva pero que tampoco haga muy buen tiempo, porque ambas circunstancias contribuyen a que acuda menos gente a las protestas del Primero de Mayo.

Pero a nadie se le escapa que el decreciente éxito que tienen año tras año estas manifestaciones organizadas por los principales sindicatos no obedecen solo a motivos meteorológicos, sino a la patente desconexión de los sindicatos y sus cúpulas con muchos de sus representados.

Así lo admiten en privado y desde hace tiempo muchos dirigentes sindicales. Incluso los líderes de los dos grandes sindicatos, CC OO, Ignacio Fernández Toxo, y UGT, Cándido Méndez, han hecho ya esta autocrítica en público en sus intervenciones de los recientes Congresos Confederales celebrados por estas dos centrales en mayo.
En esa autocrítica hablan de “repensar” el sindicato y el sindicalismo; de “refundarse y, sobre todo, de hacer “más trabajo de campo de llegar a las empresas, en especial a las más pequeñas”.



  

Esto urge porque también es innegable que en las actuales circunstancias de crisis económica, un buen trabajo sindical de miles de representantes de los trabajadores, que están llamados a regular las relaciones laborales y, en cierto modo, la actividad de las empresas en sus convenios colectivos es ahora más necesario que nunca.

Es más, el delicado momento que atraviesa la negociación colectiva, fuertemente paralizada por la crisis, y la reforma laboral que limita a un año la prórroga automática y antes indefinida de los convenios (ultraactividad), aconseja como muy bien dijo Toxo a los delegados de CC OO:“que nos pongamos las pilas”.

En este punto, también Méndez advirtió ayer que hay cuatro millones de trabajadores que podrían quedarse sin su convenio de referencia a partir del 8 de julio. Mientras los empresarios niegan la mayor y aseguran que este efecto del fin de la ultra actividad de los convenios afectará a poco más de 112.000 trabajadores.

Pero no es solo esta circunstancia la que exige una mayor presencia de los sindicatos en las empresas. Son precisamente los representantes sindicales los que deberán gobernar el cambio hacia la flexibilidad interna para que esta pueda sustituir en mayor medida a los despidos. 

 

 Algo que aún no está ocurriendo, según denuncian los propios sindicatos.

En cualquier caso, esta situación requiere, por tanto, la máxima responsabilidad de unos y otros y durante todo el año, no solo en el Primero de Mayo, según admite un dirigente sindical.
Pero, de momento, aún conscientes de la falta de conexión con gran parte de la clase trabajadora o quizás precisamente por eso, los sindicatos mayoritarios han vuelto a convocar más de 80 manifestaciones en toda España para celebrar hoy el Día del Trabajo, bajo el lema No tienen límites, lucha por tus derechos.

En estas concentraciones CC OO y UGT volverán a intentar medir sus fuerzas y sus líderes volverán a exigir un cambio en la política económica del Ejecutivo.

Se trata, sin embargo, de una demanda que nace muerta porque esta posibilidad ya ha sido rechazada esta misma semana por el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien ha lanzado un mensaje a los sindicatos, entre otros: no va a haber cambios que supongan más gasto público.


Los sindicatos responsables en gran parte del paro español?

 


 

Para contestar a esta pregunta, afirma el maestro de periodismo, miembro de la Real Academia Española, investigador y opinador independiente, Luis María Ansón que;

“Los sindicatos son piezas imprescindibles de la democracia pluralista. En nuestra nación, las dos grandes centrales sindicales -CCOO y UGT- facilitaron de forma constructiva y responsable la Transición, defendieron con eficacia los derechos de los trabajadores más desfavorecidos y contribuyeron decisivamente al restablecimiento de la libertad, extirpada en España tras la atrocidad de la guerra incivil. Nicolás Redondo actuó siempre de manera admirable y Marcelino Camacho, sobre todo, fue, con su sentido del Estado y su gran inteligencia, uno de los hombres clave de la Transición.
Desgraciadamente, los sindicatos derivaron después hacia el burocratismo, el negociete y la trapisondería. Más del 90% de lo que administran y gastan las centrales sindicales es dinero público puro y duro que deriva de subvenciones directas o indirectas de las tres administraciones, la central, la autonómica y la municipal. CCOO y UGT arramplan con todo lo que pueden. Hasta de los eres más comprometidos y de los convenios colectivos sacan dinero. 

Los edificios sindicales se multiplican por toda España y también los empleados, asesores y colaboradores sindicales. En viajes incesantes, trabajadores liberados, cursos de formación, manifestaciones inútiles, propaganda desmesurada y otras muchas camelancias se despilfarra el dinero público, los impuestos con los que se sangra al contribuyente español.

 
 (Luis María Ansón)

Para justificar todo este delirio de derroche y manos largas, los sindicatos se inventan cada día nuevas exigencias laborales que han arruinado a infinidad de empresas y, sobre todo, que han encarecido nuestros productos perdiendo competitividad. La política de UGT y CCOO ha conseguido que trabajen más bien poco los trabajadores que trabajan; los otros están en el paro. Felipe González resumió la situación de forma certera: “En una gran parte hay que relacionar los salarios con la productividad si queremos competir en los mercados nacionales e internacionales”.

La huelga ciertamente es un derecho fundamental del trabajador. Cuando se instrumenta sin motivo para que los dirigentes sindicales se justifiquen, se convierte en grave disturbio para la economía. Margaret Thatcher aceptaba naturalmente la huelga justificada. Pero dijo con dos tacones: “La huelga, tantas veces injustificada o salvaje, es el azote del pueblo”.

Un diez, en fin, para José Luis Feito. Unos sindicatos de tentación decimonónica, convertidos en burocracia y negocietes, han contribuido en proporción considerable al paro que padecemos. Hay que decirlo así, con claridad. Para Feito, UGT, por ejemplo, se ha convertido en “un instrumento de reparto de prebendas”. No sé por qué los “indignados” no se indignan ante los abusos sindicales. Hay que exigir, en fin, la regeneración de los sindicatos, que pasa por esta premisa sustancial, la cual debería convertirse en ley en el Congreso de los Diputados: las centrales sindicales no podrán gastar un euro más que la cantidad que ingresen a través de las cuotas voluntarias de sus afiliados, voluntariedad que se exigirá también en las empresas públicas. El divorcio entre los trabajadores y los sindicatos se ahonda cada día. A las manifestaciones sindicales solo acuden el pesebre y los liberados, convertidos en agentes de la conflictividad, en distribuidores de arena sobre la maquinaria empresarial… Un abuso más, tal vez el de mayor relieve, de esa actividad sindical que, según José Luis Feito, ha contribuido de forma considerable al paro demoledor”.

 

Y mientras, en nuestra querida España, rebasamos con creces 6 millones de desempleados, esos mismos millones de desilusiones, dramas familiares, que en este caso, habría de multiplicar por cuatro, y que se amortiguan, gracias a la solidaridad de los abuelos y abuelas que a pesar de haber cumplido con creces,  más de 70 años, sustentan con su paga a más de 300.000 familias, solventando no sólo los problemas de alimentación y subsistencia de sus vástagos y nietos, sino que a la vez, de haberlo dado todo, laboralmente hablando, muchos de ellos, trabajando en el extranjero y enviando divisas a nuestro amado país… y como no, están con esta labor anónima y real, sustituyendo lo que por la Constitución, le corresponden a las Instituciones estatales, autonómicas y locales.

Decía Tales de Mileto, hace “cienes y cienes de años” que; Busca siempre un quehacer; cuando lo tengas no pienses en otra cosa que en hacerlo bien

Eso sí, otra cosa es que lo consigas y que los que en teoría están ahí, en instituciones, electos por el pueblo y remunerados, no sólo lo consigan según lo prometieron… sino que, además, que no pongan palos en la rueda…