sábado, 2 de febrero de 2019

EMPUJAMOS A NUESTROS MENORES A CIERTAS ADICIONES?





Hay varias cosas que padres y madres sabemos, bien por experiencia o por información.

Una de ellas es la responsabilidad que tenemos en la formación de nuestros menores. Niños y niñas que desde su nacimiento van creciendo y formándose. Por lo que, nuestros hábitos y formas de comportarnos… suelen ser sus referentes inmediatos.

Por otro lado, a esta altura de la película, nadie se extraña de la importancia de las Nuevas Tecnologías (dispositivos móviles, Internet, Videos, YouTube, Google, WhatsApp, videojuegos, mail, etc.) en nuestro día a día de nuestra familia, ciudad, país y el mundo. Son muy importantes y de gran influencia en casi todo (Marketing, Compras, Ventas, política, Opinión, Información, etc.).

Sin embargo, la mayoría de padres y madres, parecen ajenos a la influencia de este gran negocio que las multinacionales de ese sector, tienen hacia nuestros menores. Y sobre todo, si estos, están indefensos ante los peligros de los que son víctimas potenciales.

El no hacer nada por ayudarles (*). El no informarnos para evitar los peligros, nos puede convertir en “cómplices” y seamos parte del problema.

Por qué digo esto?.  Por ejemplo… por estas cosas;

Les facilitamos dispositivos móviles que no conocemos

Regalamos videojuegos que no sabemos si son aptos para sus edades.

No sabemos con quienes juegan o interactúan en Online.

Tampoco, sabemos “cómo les va en esos juegos”.

Y sobre todo, pasa a la mayoría de padres y madres, desconocemos el tiempo límite de uso de los videojuegos para los menores.




Luego, cuando la adicción es real y nuestros menores, han ido formándose en este estilo dirigido por guionistas que trabajan para multinacionales de videojuegos y que les prima los beneficios económicos y el “clientelismo”… echamos balones fuera.

Buscamos culpables fuera de casa.

Nos salieron malos los niños o niñas?

O más bien, les hemos empujado a esa situación (por inacción) a un niño o niña a quien debemos ayudar en su formación?.

Estamos a tiempo. Informémonos y ayudemos a nuestros menores… son nuestros menores.

Padres, madres… algo que podemos hacer…

Deben hacer un buen uso de las nuevas tecnologías, ya que son modelos de conducta para sus hijos. Implicarse y familiarizarse con ellas, al lado de sus hijos y educar en el uso saludable desde edades muy tempranas. Se desaconseja que los niños y adolescentes tengan los dispositivos en la habitación. No deben utilizarse para aislarse de los demás. Hay que limitar el tiempo y controlar los contenidos, negociar a qué videojuegos va a jugar, cuándo y cuánto tiempo. 

Hagamos algo.



(*) “La pereza, es decir, la pasión de la inacción, tiene, para triunfar, una ventaja sobre las demás pasiones, y es que no exige nada.”


( Jaime Luciano Balmes)

viernes, 2 de noviembre de 2018

Hoy 2 de Noviembre, día de los Fieles Difuntos y de los que están vivos!!





Tradicionalmente, en estas fechas, nos acordamos o no, de nuestros seres queridos. Y parece ser que, nos vemos obligados a visitar cementerios, limpiar lápidas y llevar flores porque es el día de ello.

A continuación, si lo hemos hecho, hasta nos quedamos tranquilos y si hemos coincidido con el hermano, primo o cuñado... nos vamos a comer juntos.

Y alguien dirá eso del muerto al... y el vivo al...

No. Yo no pienso en eso. Agradezco que se recuerde al menos un día, al ser querido que nos dejó de este mundo.




Sin embargo, es cierto que, es mi caso, mis seres queridos y ausentes, están presentes en mi mente y corazón, sea día 2 de noviembre o no.

Hoy es el día que aprovecho para recordar a Ana María Rabatte y su poema...

En vida hermano, en vida....

"Si deseas dar una flor
no esperes a que se mueran,
mándala hoy con amor...
en vida, hermano, en vida."

Hoy es el día de los vivos. Llama a ese ser querido que llevas tiempo sin hablar con el... hazlo en vida. Y seguro que, lo celebrará en vida.





Y el citado poema termina así...

“Nunca visites panteones,

ni llenes de tumbas flores,
llena de amor corazones...
en vida, hermano, en vida.”