sábado, 24 de octubre de 2015

No levantes muros...




No levantar muros, que las emociones no os haga enfrentaros a unos con otros, que cuando todos estamos juntos en cualquier proyecto, somos capaces de conseguirlo, por el bien de todos y cada uno de nosotros...

Nos escandalizamos cuando nos llegan noticias bien por televisión o a través de medios digitales y Redes Sociales, de los muros y alambradas que Hungría, ha levantado en sus 175 kilómetros de frontera meridional con Serbia, la de Turkía con la misma Siria, esta tal vez entendible, por el enemigo común que es el estado Islámico.

También, no nos agrada las alambradas y muros de otros países europeos para evitar que refugiados entren y que según las leyes europeas, abrían que atenderlos… y por supuesto, también durante décadas, hablamos y la gente de nuestro país, se queja en diversos medios, de los conflictos en las alambradas que separa USA de México, y lo que en sus inmediaciones sucede.

Sin embargo, ayer, independientemente sea o no sea uno monárquico, pienso que las palabras que el monarca Felipe VI, puso el dedo en la llaga, con motivo de la celebración de Los Premios Princesa de Asturias, y habló de los otros muros, los emocionales y que muchos, levantan entre una región y otra, la que separa y debilita, en lugar de unir y sumar. Lo que nos llevaría a todos, lo españoles, a fortalecernos en lugar de debilitarnos.

A veces las emociones, que no dejan de ser emociones, nos guían hacia un éxito o fracaso. Cuántas veces hemos escuchado lo de contar hasta 100, antes de…?

Somos un país donde todos somos diferentes y debemos tener los mismos derechos y obligaciones, sin dejar de ser diferentes.



Y eso es posible y ocurre cada día. Somos del norte o sur, interior o costa, vivimos aquí o allí, y no dejamos de ser un colectivo importante.

Si, somos grandes, cuando tendemos puentes y no levantamos muros. Cuando somos todos españoles, sin dejar de ser andaluces, vascos, murcianos, catalanes, etc… y en cada una de esas regiones, se puede ser también, del norte o del sur de la misma, marino o campesino.

Estudien la historia milenaria que comenzó cuando un condado, el de Castilla, se convirtió en reino. Y como, a través de unirse los diferentes, formaron algo tan grande e importante, para la historia actual del mundo que conocemos.


Y por favor, seamos españoles, sin dejar de ser nosotros mismos, no iguales, diferentes. Iguales en derechos y obligaciones… para con nuestro barrio, pueblo, comarca, región… y con la nación en común, que nos hace crecer más que debilitar, y se llama España.



"La desconfianza y la soledad combinadas crean el mejor muro de protección frente a la verdad y el compromiso." 

1 comentario:

  1. Los muros ya sean de la clase que sean no son buenos para nada.

    ResponderEliminar

Que opinas?